Bienestar | Fomentar y recuperar la ilusión

fomentar la ilusión

Puede que os hayáis dado cuenta de que últimamente escribo mucho sobre motivación, ilusión y mantenerse lleno de vitalidad y feliz. En realidad, todos sabemos que casi la mayor parte de las cosas tienen una explicación. Confieso que estoy atravesando un periodo difícil en mi vida y he decidido animarme a mi misma al mismo tiempo que me empeño en conseguir animaros a vosotros. Parece que este proceso en conjunto me hace más feliz que tener que pasar por periodos difíciles en solitario y sin aportar nada “guay” al mundo. Aportar cosas para mejorar el entorno es un requisito imprescindible para mi propio bienestar.

La ilusión es una de las emociones positivas que más motivan y es necesaria para ser feliz. ? Clic para tuitear

En el día a día, la ilusión es una de las emociones positivas que más motivan a una persona y es necesaria para ser feliz. Tener la capacidad de ilusionarnos y emocionarnos con pequeñas cosas es toda una virtud y nos ayuda a mantenernos motivados en nuestro camino.

FOMENTA LA ILUSIÓN

Es importante no dejar de lado la vitalidad que nos permite observar en el día a día aquellas pequeñas migas que nos despiertan el interés, atizan el fuego que nos mueve por dentro y no obstante, crean la ilusión que nos alimenta a diario.

A veces es inevitable sentir que estamos perdiendo la ilusión. ?

Para esas situaciones, hay razones específicas y si nos detenemos a observarnos, seremos capaces de identificarlas, lo que nos lleva a poder “subsanarlas”. Los expertos dicen que es preferible sentirse desilusionado por no haber conseguido un objetivo concreto que carecer de ilusión por completo.

RAZONES POR LAS QUE SE PIERDE LA ILUSIÓN

Hay distintas razones por las que una persona puede perder la ilusión. La mayoría de las veces están estrechamente ligadas a su entorno personal, a sus propias metas, a las perspectivas personales, a la cantidad de éxito alcanzado (en medida subjetiva) y los obstáculos para conseguir aquello que deseamos.

Sin embargo, hay algunas razones generales en las que solemos coincidir la mayoría. A partir de ahí, se puede adecuar a nivel personal y analizar con más detenimiento cada caso:

  • HACER LO QUE TE GUSTA VERSUS HACER LO QUE DEBES O PUEDES

¿Te has planteado alguna vez si en tu vida haces lo que te gusta o lo que debes? ¿Crees que haces aquello que realmente deseas? La incompatibilidad entre estos factores suele ser motivo de la pérdida de la ilusión para seguir adelante con tu día a día.

  • NO SENTIRSE VALORADO ADECUADAMENTE

Algunas veces llegamos a tener la sensación de que las personas de nuestro entorno no  nos valoran lo suficiente. En determinados casos, hasta nosotros mismos nos perdemos la confianza por no conseguir ciertos resultados en periodos de tiempo auto-establecidos.

  • METAS EXAGERADAS Y PLAZOS INADECUADOS

Tener expectativas muy altas siempre ha sido un arma de doble filo. Y si a ello le sumamos unos plazos de realización demasiado apretados, tenemos la receta perfecta para caer en picado y abrazar la depresión o ansiedad por desilusión. Bajar las expectativas no quiere decir que no puedas soñar con lo que más te gustaría hacer o conseguir en tu vida. Se trata simplemente de hacer pasos pequeños hasta poder dar el salto y ser perfectamente cociente de que en la mayor parte de los casos, el proceso debe ir así y no de un salto.

  • NO DETERMINAR PASOS A SEGUIR

Por muy tentador que pueda parecer el azar y “lo que venga”, no siempre es buena idea dejarse llevar por el viento como una hoja caída del árbol a finales de otoño.

  • EL PESO DEL FRACASO

Auto-torturarse con haber “fracasado” y “no ser capaz de…” es una carga innecesaria. Es más, recuerdo a otros expertos decir que el fracaso como tal, no existe. Sólo se trata de un proceso de aprendizaje, inevitable para cualquier ser, humano o fantástico (¿acaso en las novelas los protagonistas no sufren caídas, decepciones y desalientos?).

  • EL DESCUIDO

Muchas veces, la falta de ilusión va seguida por la ansiedad y posteriormente, la depresión. Estos factores juntos en un cóctel mortal, consiguen minar nuestras energías y perder incluso las ganas de cuidarse a uno mismo: de arreglarse para sentirse guapo/a, de concederse pequeños caprichos o momentos de disfrute o cualquier otra cosa que tenga relación con tratarse bien a uno mismo.

 CONSEJOS PARA FOMENTAR O RECUPERAR LA ILUSIÓN

  •  MIENTRAS HACES LO QUE PUEDES, ASEGURATE DE “MAQUINAR” EL CAMINO HACIA LO QUE QUIERES.

Es importante que la respuesta a las preguntas de la primera razón por la que se pierde la ilusión sea afirmativa. En caso contrario, deberías plantearte cómo hacer que lo sea. Seguro que hay algo puedes cambiar. A veces, sólo estar pensando en el camino a seguir hacia las metas nos devuelve gran parte de la ilusión perdida, sobre todo si vemos que vamos encontrando métodos.

  • SIÉNTETE VALORADO, COMUNÍCATE CUANDO NO SIENTAS SUFICIENTE APRECIO Y QUIÉRETE A TI MISMO.

Es importante que las personas que te rodean te refuercen de alguna manera o valoren más tus esfuerzos. No se trata de prepotencia, sino de quererse a uno mismo. Si no estás contento en tu trabajo, sea por la remuneración, el ambiente o la metodología, es importante comunicárselo a tu superior. En un caso más extremo, si la única solución para tu bienestar es cambiar de trabajo, tendrás que tener en cuenta esa posibilidad. Otro ejemplo tiene que ver con las relaciones sentimentales. Si consideras que tu pareja no te valora o que no te dice explícitamente las cosas que haces bien, no dudes en decírselo y pedirle que lo haga. Tal vez tu pareja no sea consciente de cómo te afecta su falta de atención.

  • ESTABLECE METAS EXACTAS Y PIENSA EN OBJETIVOS A CORTO Y LARGO PLAZO

Necesitas plantearte unas metas en la vida con expectativas reales en cuanto a plazos y herramientas para conseguirlas. Debes pensar en los objetivos, pasos o submetas que debes realizar antes de llegar a tu meta final. Es importante recordar felicitarse a uno mismo y disfrutar de todos los objetivos y metas que logremos ofreciéndonos recompensas proporcionales (según la grandeza de la meta lograda).

  • DEJAR DE VER FRACASOS Y CENTRARSE EN EL APRENDIZAJE

Debes quedarte con la idea de que el fracaso como tal, no existe. Es un invento humano que se ha llevado a cabo para poder denominar de una manera más extrema y fatalista a aquellas cosas que no son éxitos sino apredizajes por el camino de lograr las metas.

  • RECUERDA CUIDARTE: DÍA A DÍA, EN EL TRABAJO Y EN PAREJA

Ponte guapo/a, haz deporte, vístete bien, usa tu ropa favorita… sentirse bien con uno mismo repercute en nuestra autoestima y hace que nos sintamos capaces de conseguir muchas más cosas. Dedicarte tiempo a ti mismo/a, a tu pareja y a tus relaciones de trabajo con una actitud positiva refuerza la recuperación de la ilusión. No debes descuidar aspectos comunes de tu vida y día a día sólo porque aún estás andando por el camino a tus metas y no saludando desde la cima.

Quiérete, cuídate y siéntete bien en tu piel: es la mejor medicina para motivarse con más facilidad. ? Clic para tuitear

VÍDEO | DESPIERTA AL NIÑO QUE LLEVAS DENTRO

Para terminar esta historia más larga de lo que originalmente la tenía planeada, he decidido compartir con vosotros un vídeo que hice para Facebook e Youtube aprovechando un momento particular para ilusionarme.

Deseando contribuir a ilusionaros más, os animo a dejaros sorprender por las pequeñas cosas de la vida. Al cabo del tiempo, son esas mismas las que crean los montones del pasado. ¡Qué sean de alegría Más, en el vídeo. 

 

© Oana Frumuzache. Este artículo no puede ser reproducido, redistribuido o comercializado en parte o en su totalidad sin la autorización expresa por parte de la autora salvo mención de esta página web y de su autoría.

2 Comments on “Bienestar | Fomentar y recuperar la ilusión

  1. Impresionante el video e inteligente tu teoria sobre la ilusion y buenisimos los consejos…Espero q tu tambien los pongas en practica…Y….GRACIAS por animarnos

Comments are closed.