Cumpleaños | Hablemos de TENER años, no cumplirlos

cumplir años
Fotos de mi aniversario reciente. Sin muchas celebraciones. Sólo guardando constancia y disfrutando de la vida y la gente que me acompaña en cada momento. Y un microrrelato para la ocasión, no podría ser menos, ¿no? ?

Los cumpleaños, por norma general, son elementos e instantes de alegría. Celebramos ese momento anual en el cual concluimos un ciclo y damos por añadida una flor más en el ramo de nuestras vidas. ?

Sea por costumbre, tradición o porque ya es “normal”, ¡si todo el mundo lo hace!, dedicamos gran cuidado a “sumar” años. Puesto que la mayoría, no podemos evitar pensar en que el tiempo corre. La vida pasa. Caminamos por su sendero finito hasta que el hilo que teje nuestra longevidad se termina. ?

Aunque con alegría, también albergamos cierta tristeza en cada aniversario, sobre todo cuanto más adelantado se esté en la edad. Dicen que a partir de los 25 años es cuando comienzas a tomar más conciencia sobre tu propia vida, tu destino y tu cometido en el mundo. Y entonces, es cuando el tiempo comienza a convertirse poco a poco en enemigo. ⏳

CAMBIA DE PERSPECTIVA

Sin embargo, crecer es inevitable. Cumplir años, también. Y de paso, adquirir experiencia, sabiduría, conocimientos, paciencia y un montón de otros dones que se sumarán a nuestro bagaje privado en el camino de hacer del mundo, un lugar mejor. ?
 
Aunque sea empezando en nuestro propio jardín y cuidando nuestras propias plantas, familia, amigos. La alegría contagia alegría, al igual que la bondad acabará contagiando lo mismo en la mayoría. ?
 
Yo también he cumplido años recientemente. Sin embargo, tomé la decisión de enfocar el evento de manera distinta: DECIDÍ TENER años, NO cumplirlos. ?
 
Decidí que año tras año, he tenido la suerte de estar viva lo suficiente como para vivir un montón de experiencias. Algunas buenas, otras malas y muchas otras extraordinarias. Todo ese tiempo se ha sumado a mi bagaje de la vida. ?
 
Así que sí, TENGO años.
Pero no los que van pasando y los sumo cada año más en mi aniversario. ¡No! Tengo todos los años que me han convertido en la maravillosa persona que intenta mejorar a diario y aprender de sí misma sumados a los muchísimos más que me quedan aún por vivir. ?
 
¡Aún tengo tantos sueños que cumplir! Sobre todo, el más grande de ellos, ser escritora y hacer de mi pasión mi trabajo, mi inspiración, mi día a día y aportarle al mundo un granito de mi sabiduría, alegría, ganas de vivir y ánimos. ✍?
Al igual que yo, ¡tú también tienes muchos sueños que cumplir! Una vida por vivir y hacerla en la medida de lo posible, hasta rozando el imposible, que se ajuste a ti, a tu manera y que te represente. ?
 
Al fin y al cabo, ¿para qué vive uno si no es para sentirse vivo, sentirse uno mismo haciendo lo que le gusta? ?

VÍDEO DEL POST

Recuerda que puedes ver mis vídeos tanto en Facebook como en Youtube. Para no perderte nada, ¡no olvides suscribirte! No todos los vídeos coinciden en ambas redes sociales, así que ¡mejor seguir las dos! ?

¡Hablemos!

  • Cuéntame, ¿cuál es tu perspectiva acerca de los aniversarios?
  • ¿Cambiarías a esta propuesta más positiva si no lo estás haciendo ya?
  • ¿Cómo vives los aniversarios? ¿Eres de los que lo celebra por todo lo alto, de los que simplemente lo celebran según los ánimos y circunstancias o no te gusta celebrar el hecho de envejecer cada año un poco más?

Espero haberte animado un poco el lunes, que suelen empezar “espesos”. Yo tampoco me salvo y ¡eso que aún no tengo un trabajo “de verdad”! (me han dicho que eso de escribir, si no te da de comer y de sobra, no es trabajar —es pasar el rato ?).

© Oana Frumuzache. Este artículo no puede ser reproducido, redistribuido o comercializado en parte o en su totalidad sin la autorización expresa por parte de la autora salvo mención de esta página web y de su autoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *